Victoria Cremades

Firma especializada en resolver, para particulares y empresas, gestiones relacionadas con su hogar, segunda residencia, sede corporativa o espacio de trabajo, así como cualquier otra tarea relacionada con la asistencia inmobiliaria.


 

Actividad

Home-staging: trucos para vender o alquilar tu casa más rápido

Ya se trate de alquilar o de vender, la forma en la que promocionamos nuestra casa y le damos visibilidad es fundamental para conseguir un mayor impacto en el mercado. La gran mayoría de potenciales inquilinos / compradores inician la búsqueda de un nuevo inmueble a través de Internet, por lo que la elección de cada descripción e imagen es primordial a la hora de llamar la atención de interesados.

El home-staging es una técnica precisamente destinada a potenciar el producto que tenemos entre manos. Es decir, nuestra casa. Es en esencia marketing, técnicas de decoración y de puesta en escena para hacer que las imágenes ofrezcan la promesa de un nuevo hogar, que tengan ese atractivo irresistible que hace que la casa se venda o se alquile sola. En definitiva, se trata de aplicar la lógica para conseguir una presentación perfecta que nos lleve en volandas a nuestra meta. A continuación te ofrecemos varios consejos que no puedes pasar por alto si quieres practicar el home-staging con coherencia.

  • Detecta los puntos fuertes de la casa y haz que luzca. Cada casa tiene cualidades específicas que deben ser resaltadas. Si hay una terraza enorme, sácale partido. Si el salón exhibe un fantástico pavimento de madera, haz que brille con luz propia. ¿Una piscina? Dale protagonismo. Se trata de subrayar los puntos fuertes, convertirlos en gancho.
  • Neutraliza los espacios. Tu futuro comprador / inquilino está buscando una casa en la que empezar una nueva etapa, y en esa búsqueda quiere imaginarse el inmueble a su manera, personalizado. Por tanto, es necesario que borres todo rastro de identidad y dejes los espacios lo más neutros posibles. La casa debe ser como un lienzo en blanco en el que cada posible interesado debe proyectar su futura vida.
  • ¡Descongestiona! Nadie quiere ver una casa abarrotada o sobrecargada. Cuanto más diáfanos y organizados estén los espacios, mucho mejor. De esta manera transmitiremos sensación de amplitud y orden.
  • Los textiles, tus aliados. Mostrar un colchón sin vestir no da buena imagen. Los textiles pueden ser unos aliados magníficos, un elemento que te ayude a dar la imagen que buscas. Apuesta por la elegancia y por los colores neutros. Huye de lo chillón y lo extravagante.
  • Invierte… en su justa medida. Puede tratarse de una inversión de unos pocos cientos de euros o retoques más en profundidad que conlleven en torno al 1% del valor total de la vivienda. Es necesario analizar las necesidades de cada inmueble y ver el alcance del lavado de cara que debemos llevar a cabo.
  • Deja entrar la luz. Todo el mundo quiere una casa luminosa, en la que la luz llene de vida sus estancias. Asegúrate de tomar las fotos en un día soleado, en el que se muestre en todo su esplendor y los rincones oscuros queden minimizados.
  • Puesta en escena y simetrías. Métete entre ceja y ceja este concepto. Nada de muebles desordenados que crean ángulos indeseados. Elige concierto y espacio. Elige arreglos simétricos y una decoración acorde a esa disposición.
  • Limpio como una patena. Puede resultar una obviedad, pero no puedes pasar por alto la limpieza. Antes de realizar las fotos limpia a fondo o haz que un profesional de la limpieza lo haga. Ni una mota de polvo debe quedar a la vista.
  • Armarios abiertos. Las fotos deben ser una invitación a formar parte de la casa, a entrar en ella e indagar en todos sus rincones. Por eso no debes causar en ningún momento la impresión de estar escondiendo o disimulando algo. Dejar las puertas de los armarios abiertas puede ser un truco no sólo para transmitir confianza, sino también para dar una idea de su amplitud y su profundidad, lo cual supone un extra de información que siempre es de agradecer.
  • Fotos profesionales. Es imprescindible que las imágenes tengan la mejor calidad posible. Cuanta más tengan, más convencerán a los interesados de que es la casa que buscan. Si tu cámara se queda corta, ¿por qué no buscar ayuda profesional? Un fotógrafo de interiores no sólo te aportará ese extra de calidad, sino que además sabrá sacar el máximo partido de cada espacio.
  • Asesórate. Consulta a tu agente inmobiliario. Déjate llevar por los consejos de tu experto en home-staging. Seguir las recomendaciones de los profesionales experimentados es una garantía de éxito.
No hay comentarios

Deja un Comentario

*